La producción de nuevos imaginarios colectivos, la expansión de las posibilidades de la realidad existente a través de la imaginación más radical, y la visualización de nuevos escenarios para ésta es parte fundamental de lo que podemos considerar un ecosistema deseable. Proponemos adentrarnos en el rol que nuestra capacidad para imaginar como sociedad, puede tener en la implementación de una ciudad diferente que trata de implicar a todos los agentes pertenecientes a la misma según un urbanismo “middle-out”. Proponemos la generación de una serie de visiones que puedan ser compartidas por todos y que a su vez sean escenarios abiertos para seguir desarrollando en el futuro. Escenarios en los que cada individuo puede proyectarse e integrarse. El rol del arquitecto en el urbanismo “middle out” puede ser el de mediador en la generación de estas imágenes y visualizaciones comunes.

“Uno de los objetivos de un proyecto de democracia radical, debería ser preservar el poder de cada uno para desarrollar una “imaginación radical”, que se traduce en la capacidad para la utopía, para pensar lo/al Otro”
Ernesto Laclau and Chantal Mouffe, 1991

Pragmatismo imaginario produce imágenes radicales que proponen realidades basadas en datos objetivos. Se trabajan tres escenarios: uno de agua (depuración del agua de la ciudad), otro de bosque (ecosistema originario que reaparecería en lugares abandonados en ausencia de la acción del hombre) y un tercero montañoso (dedicado a la producción de comida). El análisis de estas visones las torna totalmente realistas y deseables proporcionando un ecosistema en mejores condiciones que el existente… la utopía como método para plantear alternativas realizables.

Créditos:

Dirección: Mª Auxiliadora Gálvez

Colaboradora: Alejandra Salvador

Asesor: Oscar Miravalles

Participantes: Yorgos Berdos, Diego Giovani Bonifácio, Frances Cooper, Joao Ribeiro de Sena, Lex Hildenbrant, Yorgos Levantsiotis, Marina Morón, Alejandra Palma, Arno Wachtler.